14 de marzo de 2012

TOLAR GRANDE - CAIPE - LA CASUALIDAD.

Fernando al mando de la camioneta cruzando el  Salar de Arizaro.

Salimos de Tolar Grande y emprendimos nuestro camino junto a Fernando y Morena en su camioneta por la Ruta Provincial 27 hasta el campamento de La Casualidad.
Nuevamente como en el 2009 visitamos este pueblo fantasma ahora con la compañía de estos amigos viajeros que anhelaban conocer este maravilloso y a la vez desolado paraje en la Puna Salteña.
Así fue que pusimos proa hacia el oeste y comenzamos nuestro cruce del Salar de Arizaro. Pasamos rápidamente por el cartel que indica el Salar de Arizaro con la osamenta colgada del mismo y seguimos hasta donde hay una tumba cuyo cartel indica "buen viaje amigo". En este trayecto que no serán más de 20 o 30 Kilómetros nos encontramos con más camionetas que en toda nuestra visita en enero de 2009. Es que entre la actividad de los turistas y viajeros que llegan hasta allí y de algunas explotaciones y exploraciones mineras que antes no se encontraban, hoy la ruta se encuentra mucho más transitada.


 Mapa del trayecto del camino desde Tolar Grande a Mina La Casualidad pasando por Caipe (Fuente: Viajeros Mapas).


Al llegar a las cercanías de Taca Taca, nos encontramos con una explotación minera nueva y una serie de caminos que se encontraban vedados al paso de vehículos particulares ya sea por su peligrosidad o bien porque eran caminos de la minera. Nosotros fiel a nuestra responsabilidad de haber dado aviso hacia donde íbamos, no nos desvíamos en ningún momento. 
La explotación minera que observamos en Taca Taca se trata pues de la Lumina Cooper Corporation de capitales Canadienses quien se encuentra explorando en la zona cobre, oro y molibdeno. Por lo que pude leer se trata de un proyecto de 2500 hectáreas en etapa de exploración. No quiero desde ya hacer conclusiones apresuradas de ninguna naturaleza pero tengo la sensación de un futuro no muy halagüeño para el medio ambiente de la zona. 
En el camino nos hemos encontrado con algunos pozos como el que figura en la foto de no muy gran envergadura hechos por máquinas excavadoras. Desconozco la razón del origen de los mismos pero he de suponer que se encuentran vinculados a la explotación minera.


El cielo se presenta sin ninguna nube y se pueden observar los distintos picos nevados en los alrededores. Es sin dudas un día bellísimo.



Así fue como fuimos transitando y llegando a nuestro primer destino: Caipe. El Salar de Arizaro se presenta ante nuestros ojos más reluciente que nunca.

Salar de Arizaro desde las cercanías a Caipe.

La camioneta de Fernando en Caipe.

Como para hacer un cuadro. Una vista desde una de las ventanas de la Estación.

Con operarios así...así están los ferrocarriles!!!

Roslie en Estación Caipe.

Fernando y Morena en Caipe.




Vistas de Caipe.

Estuvimos en Caipe recorriendo todo el pueblo estación que supo ser el punto de transporte por ferrocarril del azufre extraído en Mina Julia y procesado en Mina La Casualidad hasta que fue decretado su cierre en 1978. En virtud de este cierre decretado por el Ministro de Economía de entonces, José Martínez de Hoz, la explotación de azufre de Mina Julia cesó de inmediato y el pueblo de Mina La Casualidad no encontró otro sustento que permitiera la vida allí, razón por la cual sus habitantesse vieron obligados a un doloroso y forzado exilio en su propia tierra dejando todo de la noche a la mañana. Mientras tanto si bien el transporte desde Caipe continúo se produjo un acelerado despoblamiento de la zona también hasta que, algunos años más tarde, recibió su golpe de gracia final en la década del 90 con el desmantelamiento de la red ferroviaria tras el proceso de privatizaciones de aquel entonces.
Mientras recorríamos le iba explicando todo esto a Fernando quien se encontraba maravillado con Caipe.


Vistas del Salar de Arizaro camino de Caipe a Mina La Casualidad.

El Salar de Arizaro comienza a apartarse del camino y mientras ascendemos nos encontramos una vez más con el Salar de Río Grande. A lo lejos en el horizonte, se puede observar la escoria de azufre que baja del Cerro Estrella y que llega al pueblo abandonado de Mina La Casualidad. 



Vistas del Salar de Río Grande.

Llegamos a La Casualidad. La encontramos como siempre, abandonada, vacía, deteriorándose de a poco producto del paso del tiempo y del rigor del clima. Duele en el alma ver este pueblo abandonado que en otrora tuvo una vida muy activa. Uno ve la cancha de fútbol a la entrada e imagina los "picaditos" de pibes y grandes desafiando la falta de oxígeno a 4000 metros o la entrada de fieles a la iglesia o la salida de la gente de los almacenes, de la planta de acopio, el movimiento de camiones, la llegada de los vagones con azufre, el ruido y los olores. Sólo persiste el olor a azufre que puede ser advertido desde Caipe mismo...y la soledad desgarradora de lo que alguna vez fue.


Vistas de Mina La Casualidad.

Altar improvisado en la Iglesia de Mina La Casualidad.


Construcciones.

Almacenes.






En esta ocasión nos animamos a recorrer algunos lugares más que en otras ocasiones no habíamos recorrido. Siempre ha primado la racionalidad y no nos hemos acercado más allá de lo permitido ya que en muchos casos los restos de chapas o de materiales se encuentran en muy mal estado, con peligro de derrumbe o de voladuras.
También fuimos a la casa 45 en donde Mary y José, dos turistas Españoles, nos habían dejado un mensaje que finalmente no habíamos encontrado en ese momento. Con la desazón de no haber encontrado el mensaje del que tanto nos acordábamos, emprendimos la vuelta a Tolar Grande. Eran las 17.00 horas y teníamos 125 Kilómetros por delante. 



Paramos en varias ocasiones en el Salar de Río Grande y también volvimos a Caipe por deseo de Fernando quien le había gustado mucho el lugar.


Cae la tarde y el Salar de Arizaro comienza a tomar otros tonos. Adelante en el camino se dibujaba la silueta del Volcán Aracar y, más adelante, los rojizos cerros que preanuncian la llegada a Tolar Grande.
Les decía a los chicos que era importante poder llegar a Tolar Grande con las últimas luces del día por dos motivos. No es recomendable manejar de noche en la Puna y, además, el espectáculo de las últimas luces del sol sobre el Salar de Arizaro es realmente sobrecogedor.

Volcán Aracar y el Salar de Arizaro.

Fernando conduce en el Salar de Arizaro.

Atardecer en el Salar de Arizaro.

Roslie y Axel en el Salar de Arizaro al atardecer.

Así fue que llegamos con las últimas luces del sol iluminando y poniendo naranja el desértico paisaje del Salar de Arizaro. Fernando estaba realmente exhausto por haber manejado durante tanto tiempo, tanto como de felicidad por haber conocido estos solitarios paisajes de la Puna Salteña. A Morena no le podían alcanzar las palabras para describir semejantes paisajes. 
Los cuerpos pedían descanso y la camioneta un poco de tregua al llegar al corazón de la Puna. Mientras las últimas pinceladas del sol se empecinaban con iluminar rabiosamente el Cordón del Macón, nosotros volvimos al Refugio Municipal en donde nos encontramos con muchos turistas y algunos trabajadores mineros de Santa Rosa de los Pastos Grandes que estaban parando en el lugar.
Nos fuimos hasta la casa de Lorenzo y a las 21 horas cenamos. Mientras cenamos nos reencontramos con Cristina y Rodolfo quienes anduvieron recorriendo también la zona del Cono de Arita. Las conversaciones sobre los paisajes vistos y sobre los lugares que tiene Tolar Grande dominaba toda la mesa. 
Aparecen en escena también dos turistas que vinieron solos, atraídos por las fotos de Tolar Grande, en un Ford Fiesta con lo justo de combustible para seguir luego a Chile por el Paso de Sico a San Pedro de Atacama. Patricia y Jean Claude pensaban que en Tolar Grande había estación de servicio, pero les falló el cálculo y la información y a no ser que les han vendido un poco de combustible la gente de la Municipalidad, hubieran estado en aprietos con él.
Mientras charlamos y le comentamos de lo que se puede hacer en la zona, llegan la pareja que venía con Fernando y Morena y que se adelantaron en el camino cuando estos se quedaron en Antofagasta de la Sierra. Eramos 8 viajeros en la mesa contando e intercambiando experiencias, hablando sobre de dónde veníamos y hacía donde íbamos.
Les recomendé hagan la nueva traza de la Ruta Nacional 40 desde San Antonio de los Cobres a La Quiaca, que conocieran pueblos que conozco - y que Roslie aún no (no importa ya te voy a llevar) - como Coranzulí, Mina Pirquitas, Orosmayo, Liviara, Santa Ana, Tiomayo, Cusi Cusi, Paicone, San Juan de Oro, entre otros pero eso chocaba un poco con las ganas de "un poco de civilización" de Morena y con las limitaciones de tiempo. También querían conocer las Salinas Grandes, pasear por la Quebrada de Humahuaca, etc. 
En virtud de tal dispersión le deje armado dos o tres posibles recorridos para los próximos cinco días de viaje de los chicos con recomendaciones, datos de interés, etc. No sé cual ha sido el que finalmente han escogido pero una cosa que les dije que hicieran y que sin dudas me prometieron lo iban a hacer era simular esta foto....

Tolar Grande en el corazón de la Puna...tan linda que enamora!!!!

Es de noche en Tolar Grande y el cielo comienza a llenarse de estrellas y frío. Estamos cansados, ha sido un gran día que comenzó en una mañana muy tempranera en Antofalla y con un camino muy largo de recorridos, paisajes y colores. 
Nos espera otro día...en el corazón de la Puna!!!
Publicar un comentario